5 errores que haces a la hora de dormir y te hacen aumentar de peso

Si haces ejercicio y tienes hábitos alimenticios correctos, estás atendiendo a la parte más obvia del problema. Si eso no trabaja, puede que la clave esté en las horas más cansadas del día.

Anuncios

Según ‘Prevention’, hay cinco errores que muchos hacen justo antes de meterse en la cama y que contribuyen a agregar centímetros a la cintura rápidamente.

Pero la buena noticia es que es bastante fácil de combatirlos. Nada que ver con los maratones de gimnasio o las dietas milagro que proponen vivir sin carbohidratos o sin grasas.

Picar después de la cena

La cena debería ser la comida menos pesada del día, y sin caprichos agegamos como palomitas, postres o patatas fritas. Lo mejor es cenar lo antes posible, para que el cuerpo queme calorías (algo que se ralentiza mucho cuando dormimos). Si cenas pronto y te gusta picar a última hora, algo poco habitual con los horarios españoles, al menos que sea ligero, como una fruta, o cocinado con poca grasa.

Cenar distraídos sin mirar el plato (por ejemplo, viendo la televisión) nos hace ingerir más y ser menos conscientes de cómo nos alimentamos

Como casi siempre, no se trata de no comer, sino de elegir bien el tipo de comida y cortarse con la cantidad. En las cenas es mejor ingerir pescado o huevo duro que carne. Otra buena idea son los lácteos desnatados sin azúcar (yogur natural “normal” o queso fresco, por ejemplo). El doctor Peter LePort lo explica con sentido común: “No tengo nada en contra de que la gente ingiera algo, pero si cenas un gran plato y un helado, engordarás seguro”.

Los excesos, mejor por la mañana.

Comer viendo la tele

Estar pendiente de tu serie favorita es peligroso si llevas a la mesa más de lo que te conviene tomar.

La distracción afecta a la dieta: un metaestudio de 2013 (que analizaba los resultados de 22 estudios) concluyó que aumenta la ingesta: moderadamente al principio, y en mayor medida después. Cuando los sujetos de las investigaciones saben la cantidad que comen, tienden a controlarse mejor. Si faltan estas referencias (por ejemplo, cuando tenemos varias bolsas en la mesa y no las miramos) comemos más, y no recordamos cuánto hemos ingerido.

Relajarse con una copa

Si el mejor momento del día lo vives de noche con algo de alcohol en la mano, es más complicado que adelgaces. En primer lugar porque está lleno de calorías vacías (no alimenta pero aumenta el peso) y en segundo lugar porque desajusta el ciclo del sueño.

Anuncios

El médico citado concreta: “Hay un problema con el sueño y el alcohol. Si bebes de noche, duermes peor y te despiertas más a menudo”. El cansancio da hambre durante todo el día siguiente, y estar desvelado en mitad de la noche crea ansiedad que también llenamos metiéndonos alimentos en la boca.

Otro estudio reciente sugiere que una de las conexiones es hormonal. Dormir poco puede interferir con las hormonas relacionadas con el hambre provocando caprichos que llevan a atacar alimentos poco saludables. Todo lo que estropee tu sueño es tu enemigo si quieres adelgazar.

Mirar el móvil

Por ese mismo motivo, no conviene que vivas las venticuatro horas conectado y pendiente de tus mensajes. Si tienes mucho estrés quizá ingieras menos, pero también comerás peor. Y si, por culpa de la luz de la pantalla (del móvil, el ordenador, la televisión…) tus ciclos de sueño se ven dañados, tendrás más necesidad de darte atracones.

Acostarse tarde entre semana se ha asociado a ganar peso en un estudio de la Universidad de Berkeley, independientemente de las horas que se duerman

Dormir en el sofá viendo la tele puntúa doble: te molestarán la luz y también los sonidos, aunque no seas consciente: “Si no quieres conseguir el sueño eterno, mejor que mantengas una vida saludable”, dice el doctor citado. Si no quieres evitar la tele ese rato, al menos configúrala para que se apague sola y no dé la lata.

Ponerte el despertador tarde

Al poner el despertador los días de diario, ten en cuenta el tiempo para poder desayunar con cierta calma. Varios estudios han concluido que un buen desayuno rico en proteínas puede ayudar a que comas solo lo justo el resto del día.

Acostarse tarde durante la semana se asoció a ganar peso en un estudio de la Universidad de Berkeley: hay correlación entre la hora elegida para irse a la cama y el índice de masa corporal, independientemente del número de horas de sueño.

De nuevo, la razón parece estar en los ritmos circadianos. Podemos decir que el cuerpo está preparado de forma natural para quemar más grasa y funcionar a pleno rendimiento durante el día. Si lo hacemos por las

Si te gusto el post compártelo en las redes sociales

Estas indicaciones nunca deben sustituir las indicaciones de un medico si tienes dudas consulta tu medico.

Este post fue gracias a:   http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=128536

Anuncios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *