Cambios que debes realizar en tu dieta para combatir los síntomas de la depresión

Aunque no tengamos ganas, es importante que hagamos un esfuerzo y desayunemos, ya que esa primera comida del día es básica para mejorar nuestro estado de ánimo y combatir la depresión, y según el tipo de dieta que llevemos en el día a día, podemos contrarrestar o incluso intensificar los síntomas de la depresión. Es importante tenerlo en cuenta.

Anuncios

Ahora bien, algo de lo que todos nos vamos alegrando cada vez más es por el hecho de que la depresión está dejando ya de ser ese estigma del que nadie hablaba.

En la actualidad, disponemos de múltiples recursos y somos conscientes de que esta enfermedad se afronta desde una estrategia multidisciplinar, es decir, a través de un tratamiento farmacológico, con psicoterapia y cuidando de nuestros hábitos de vida.

Contar con un buen apoyo social es imprescindible.

A su vez, son cada vez más las personas que consultan con un nutricionista para conocer estrategias alimenticias que nos ayuden a cuidar del equilibrio químico de nuestro cerebro y a disponer de un sistema inmunitario más fuerte.

No podemos olvidar que existen adecuados alimentos que mejoran la función de nuestros neurotransmisores.

A su vez, unos niveles altos de endorfinas, dopamina y serotonina nos permiten, por ejemplo, tener una actitud más luchadora y motivadora.

Al fin y al cabo, nuestras emociones se orquestan por la magia de la química, y si cuidamos día a día nuestra alimentación, dispondremos de una ayuda extra para afrontar con mejores recursos la propia depresión.

Vale la pena tenerlo en cuenta, así como concienciarnos de estas propuestas que ahora te sugerimos.

  1. Desayuna siempre, prepáralo tú y que sea “apetitoso”

Si hay un momento complicado y duro para una persona que padece depresión es el hecho de levantarse por la mañana.

Los niveles de dopamina y serotonina suelen ser muy bajos en este momento del día en un cerebro deprimido.
Por lo tanto, se necesita de un esfuerzo extra que incluye abrir las cortinas para dejar entrar la luz del sol y obligarnos a desayunar.

La primera comida del día es básica para cuidar de nuestro estado emocional, así como de nuestra salud.

A su vez, un hecho interesante que nos gustará saber es que el desayuno es el mejor momento en que podemos permitir comer dulce. Es cuando mejor lo metabolizamos y, a su vez, el instante en que nuestro cerebro más lo necesita.
No dudes en prepararte un desayuno “apetitoso”, que te motive, que te incentive a ir a la cocina, sentarte y empezar el día un poco más animado.

  1. Sí a las grasas saludables

Necesitamos mantener a un nivel alto nuestras energías y, para ello, es necesario que no descuidemos el consumo de grasas saludables.

Si te gusta la mantequilla de cacahuete, no dudes en prepararte una rica rebanada con pan de centeno. Te aportará muchas proteínas, un nivel adecuado de grasas saludables y pocos carbohidratos.

Anuncios

A su vez, toma nota de estas otras propuestas:

Aguacate
Semillas de calabaza
Salmón
Aceite de oliva
Nueces
Almendras
Huevos
Coco

  1. Come pocas cantidades, pero muchas veces al día

Cuando una persona sufre depresión es común que tenga ciertos problemas en su sistema digestivo. Hay instantes en que tiene mucha ansia y otros en los que presenta inapetencia.

Hay días en que sufre calambres intestinales o semanas en que sufre diarreas y luego estreñimiento.

Tal y como te decimos muchas veces en nuestro espacio, el cerebro y el estómago están íntimamente conectados, de tal modo que nuestro mundo emocional impacta directamente en nuestra digestión.

Intenta comer pocas cantidades pero muchas veces al día.
Combina varios alimentos en pequeñas raciones: un yogur blanco con fresas y semillas de chía, una pechuga de pavo a la plancha con limón, una ensalada de espinacas con semillas de granada…
Come despacio, sin prisas y masticando bien.

  1. Verduras de hoja verde para tratar la depresión

Este tipo de alimentos son muy ricos en vitaminas (A, C, E y K), en minerales y fitoquímicos capaces de elevar nuestros niveles de serotonina para mejorar, poco a poco, nuestro estado de ánimo.

Además, nos ofrecen energía, algo indispensable para encontrar más fuerzas para salir de casa, para pasear, para afrontar los problemas.

  1. Cuando te sea posible, come al aire libre

Siempre que tengas la ocasión, intenta comer al aire libre.

Si tienes una terraza o un parque cerca, no dudes en prepararte comida para llevar, alimentos frescos y algo sano para beber y disfrutar de una hora en contacto con la naturaleza o, simplemente, fuera de casa.

Algo tan sencillo como respirar aire fresco y obligarnos a salir de la rutina y de las paredes de casa mejora notablemente el ánimo.

Somos conscientes de que esto puede suponer un esfuerzo (preparar la comida, pensar dónde vamos a ir, caminar hasta llegar un lugar cómodo y tranquilo…).

Ahora bien, ese esfuerzo, esa preparación y esa voluntad ya ejercen un gran beneficio. Además, al sentirnos a gusto al aire libre, disfrutamos mucho más de la comida y el cerebro se relaja.

Si además, haces estas escapadas en buena compañía, la fórmula es aún más poderosa.

Si te gusto el post compártelo en las redes sociales

Estas indicaciones nunca deben sustituir las indicaciones de un medico si tienes dudas consulta tu medico.

Este post fue gracias a: http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=139893

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *