¿Puedes reducir peso ingiriendo pizza? Aquí la respuesta…

Parece un sueño hecho realidad. Estar en forma ingiriendo pizza y sin tener que hacer dietas eternas de lechuga y agua mineral es posible.

Anuncios

El objetivo es asentar tu alimentación en carbohidratos saludables, se trata de un excelente método para estar delgado y sano sin torturarte. Se puede ingerir todo lo que tenga el IG (índice glucémico) bajo. Según un estudio de la Universidad de Harvard: “Esta alimentación nos aleja de un sinfín de males crónicos como la diabetes, ciertas cardiopatías y varios tipos de cáncer”.

¿QUÉ ES EL ÍNDICE GLUCÉMICO?

Se mide en los alimentos que tienen carbohidratos (panes, pastas, frutas, legumbres, etc) y mide la velocidad con la que sube el nivel de glucosa en sangre después de su consumo. En función de su rapidez los alimentos se dividen en IG bajo, medio y alto, y varían según la persona. “Lo que indica el IG es si los alimentos tienen un alto contenido en azúcar o harinas refinadas. Es decir, si son muy elaborados o no y, por tanto, más o menos saludables”, explica el nutricionista Serafín Murillo, investigador del Centro de Investigación Biomédica en Red, en el área de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas.

Los alimentos industriales como galletitas, alfajores y cereales procesados tienen gran cantidad de azúcar agregada y poseen un IG alto, por eso, además de engordar, son muy malos para la salud y hay que evitarlos. “La meta es apuntar a una dieta con IG bajo para mantener normales las cifras de glucosa, colesterol y triglicéridos”, dice Ascensión Marcos, presidenta de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética. “El IG se debe concebir como una forma de comer habitual, un estilo de vida que hay que mantener en el tiempo”.

Anuncios

Siguiendo este marco de alimentación, es conveniente ingerir una pizza casera de harina integral que una barra de cereales comprada en el kiosko. Una de las grandes ventajas que tienen los alimentos con IG bajo es que provocan saciedad y retrasan la sensación de hambre, efecto contrario a la sensación de voracidad ilimitada que causan, por ejemplo, las papas fritas empaquetadas o las galletitas de chocolate. Esto, a largo plazo, se traduce en un buen control del peso.

Algunos puntos a tener en cuenta: El índice glucémico sube cuando se cocinan los alimentos. La pasta conviene comerla al dente y las verduras no sobrecocinarlas.

También prestá atención a la hora de comprar fruta que no esté demasiado madura.

La llamada “Dieta Harvard” está basada en el IG bajo y propone un plato de comida saludable que tenga 2/3 de verduras y hortalizas y 1/3 de frutas. Y la otra mitad de la alimentación permite comer cereales integrales y proteínas saludables.

El punto central es bajar los niveles de consumo de carne roja y los alimentos procesados. Pizza podés comer. Eso sí, no es una dieta milagrosa, requiere perseverancia y conciencia.

Si te gusto el post compartelo en las redes sociales

Estas indicaciones nunca deben sustituir las indicaciones de un medico si tienes dudas consulta tu medico.

Este post fue gracias a: http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=126478

Anuncios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *