Que hacer si durante el embarazo se te hinchan los tobillos y pies

Redacción Internacional.- Los tobillos y las piernas hinchadas son un clásico del embarazo. Estos problemas d salud aparecen por múltiples razones, como por ejemplo debido a la presión que ejerce el bebé (que puede dificultar la circulación de la parte inferior del cuerpo), y suelen empezar a sentirse a partir del tercer trimestre del embarazo.

Anuncios

Además, si la gestación transcurre en verano, las posibilidades de tener piernas y tobillos hinchados aumenta.

“Durante el embarazo se produce de manera fisiológica un aumento del volumen de sangre circulante y un aumento de la retención de líquidos que suele acumularse en las zonas más declives del cuerpo, como son los pies y los tobillos”, explica Rafael Fraile Pérez Cuadrado, ginecólogo del Hospital Vithas Medimar Internacional, en Alicante

Cuadradro señala que existen diferentes factores que pueden predisponer a una mujer a tener los tobillos y las piernas hinchadas, como retener líquidos de forma habitual, pasar muchas horas de pie o tener obesidad o sobrepeso.

“Las futuras madres deben preocuparse cuando los edemas sean asimétricos. Es decir, cuando un lado este más hinchado que el otro, cuando la paciente sienta dolor o haya enrojecimiento en la zona hinchada”, advierte Pérez Cuadrado.

Cómo evitar la hinchazón

La primera medida que hay que tomar para impedir que aparezca la hinchazón de los pies es controlar el peso y evitar la inmovilidad tanto de pie como sentada.

Marilar Rosell, podóloga del Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (Icopcv), explica que la embarazada debe evitar pasar de pie mucho tiempo y descansar las piernas apoyando los pies en una almohada para que estén más altos que el resto del cuerpo.

“De la misma forma, hay que intentar no estar mucho tiempo sentada, ya sea durante la jornada laboral o en casa. Es recomendable dar pequeños paseos de vez en cuando”, añade.

Anuncios

Tanto Rosell como Pérez Cuadrado destacan la importancia de realizar deporte y estar en movimiento ya que esto permitirá que la sangre fluya y que la hinchazón disminuya. Por este motivo recomiendan realizar ejercicios moderados como caminar o el pilates. De hecho, Rosell indica que si es verano se puede hacer por la playa, siempre siguiendo unas pautas para no cansarse mucho.

“Hay que empezar a caminar por la arena mojada de la orilla, lo que es más fácil y costará menos esfuerzo. Podemos seguir con el agua hasta las rodillas para activar la circulación y acabar andando por la arena seca, que dará un masaje y permitirá tonificar glúteos y muslos”, recomienda la podóloga.

Respecto a la temperatura, advierte que es importante mantener la temperatura corporal fresca. Pueden ayudar los baños de contraste, alternar agua fría y agua caliente y, posteriormente, masajear los pies y tobillos. En estos casos aconseja comenzar por los dedos y acabar en las rodillas para drenar el líquido y que no se quede en los tobillos.

“Es importante cuidar el corte de uñas en las embarazadas, sobre todo si tienen los pies hinchados, las uñas pueden clavarse, por lo que es necesario llevarlas un poco más largas y con corte recto, y vigilar el calzado”, apostilla la experta.

Otras recomendaciones que añade es optar por un calzado ajustable, para poder darle más anchura cuando el sol se está poniendo, por la tarde que es cuando más líquido presentan los tobillos. “También podemos optar por calzado que lleva doble plantilla y retirar la segunda por la tarde”, concluye.

Si te gusto el post compártelo en las redes sociales

Estas indicaciones nunca deben sustituir las indicaciones de un medico si tienes dudas consulta tu medico.

Anuncios

Este post fue gracias a http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=156659

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *