Si usas ajo como remedio medicinal no cometas estos errores

Se ha escrito mucho sobre la forma de usar el ajo como un antibiótico natural y del hecho de que muchas personas deciden por este superalimento cuando se trata de obtener más de una infección o enfermedad. Puedes usar para hacer un jarabe natural para las infecciones de pecho y, además, el ajo se puede utilizar para bajar el riesgo de cáncer de pulmón. Pero si quieres ajo como remedio medicinal, es importante saber cómo usarlo correctamente. De lo contrario, sus beneficios para la salud son limitados, y es posible que no obtengas los resultados positivos que estás buscando. Sigue leyendo para saber los errores que no debes cometer al usarlo como remedio medicinal.

Anuncios

Errores frecuentes que se cometen al utilizar el ajo como remedio medicinal

Si estás tratando de usar el ajo como medicina natural necesitas evitar una serie de errores comunes.

Error # 1 – Uso de ajo cocido

Cocinar el ajo es completamente aceptable si se usa para condimentar los alimentos. Sin embargo, la cocción destruye el ingrediente activo: la alicina. La aicina es uno de los compuestos que se encuentran en el ajo que contienen azufre y que se conocen colectivamente como tiosulfinatos. La alicina se activa cuando se mastica crudo, picado o machacado. Pero, se desactiva por el calor, que es la razón por la que al cocinarlo, disminuye su potencial de curación y debe ser evitado.

Consejo para preservar los máximos beneficios curativos del ajo

  • Moler el ajo antes de cocinarlo.
  • A continuación, esperar 10 minutos antes de cocinar para maximizar los beneficios para la salud. Dejar al ajo machacado en reposo durante 10 minutos antes de cocinarlo mejora aún más la formación de alicina, asegura la síntesis máxima de alicina, y también hace que sea más estable y resistente al calor de la cocción.
  • Luego cocina en fuego bajo o medio durante un corto período de tiempo (añadirlo hacia el final del tiempo de cocción).

Error # 2 – Consumir el ajo en forma de píldora

Para evitar el olor y sabor potente, algunas personas deciden tomar pastillas de ajo en su lugar. Como suele ser el caso, el camino más fácil no funciona muy bien. Como se mencionó anteriormente, para activar su compuesto poderoso, se necesita ingerirlo crudo y aplastado. Ninguna píldora, polvo o en forma seca, puede igualar el potencial terapéutico de ajo en estado natural.

El mal olor del gas de fósforo desaparece cuando se seca el ajo, se procesa o cocina, pero también lo hacen algunos de los beneficios para la salud. El ajo seco conserva propiedades anti-oxidantes y puede ayudar a combatir los radicales libres – pero nunca en la misma medida que lo hace su estado crudo. Si no te gusta para nada crudo, sólo recuerda que se ha demostrado que masticarlo puede ser tan eficaz como la penicilina en algunos casos.

Error # 3 – Usar ajo que ya tiene mucho tiempo

Asegúrate de que las cabezas de ajo que compres sean frescas y no de mucho tiempo. El ajo fresco tiene una tira verde que se prolonga por en medio de los dientes. Como siempre, el ajo orgánico es, por mucho, la opción más saludable.

Error # 4 – Comer muy poco ajo

Si está comprometido con la lucha contra las infecciones de forma natural, necesitas comer una porción generosa de ajo. Sólo un pequeño diente de ajo, probablemente no va a hacer el trabajo. Como una dosis terapéutica, dos o tres dientes de tamaño medio deben ser consumidos por día. Personas con infecciones graves han reportado masticar de dos a tres dientes dos veces al día.

Error # 5 – Olvidar reponer la flora del estómago

Anuncios

Dado que el ajo actúa como un antibiótico, en grandes cantidades pueden afectar a la flora intestinal y agotar las bacterias amistosas. Al igual que con otros antibióticos, se necesita un buen suministro de probióticos para conseguir que tu intestino esté de nuevo en equilibrio. La mejor manera de hacer esto es mediante el consumo de alimentos fermentados que contienen muchos probióticos.

Algunos ejemplos incluyen el yogur natural, Kombucha, miso y vegetales fermentados (chucrut, el kimchi). Si te resulta difícil encontrar comida real fermentada, se puede comprar suplementos probióticos.

Error # 6 – No llevar una dieta saludable

No se puede esperar que este gran alimento haga todo el trabajo por cuenta propia. También es necesario adoptar un estilo de vida saludable general, y una dieta que promueva el proceso de curación. Una dieta rica en azúcares y alimentos procesados es contraproducente para el bienestar de tu sistema inmunológico. Tus esfuerzos deben ser apoyados por los alimentos que te proporcionan alimento y protegen tu salud: verduras, frutas, alimentos probióticos, aceites saludables, proteínas magras y abundante agua de buena calidad.

Consejos para comer ajo fresco

Hemos establecido que la mejor manera de consumir el ajo como antibiótico, es por el consumo del mismo en estado crudo y fresco. No todo el mundo disfruta de su sabor puro. En consecuencia, algunos luchan para comer lo suficiente de este superalimento. Los herbolarios David Winston y Merrily A. Kuhn, RN, PhD, sugieren picar los dientes de ajo y dejar reposar durante 10 a 15 minutos. A continuación, mezclar el ajo con el yogur, puré de manzana, miel, o algún otro agente portador que encuentres más fácil y más sabroso para ingerir.

Un gran consejo para reducir el olor, es comiendo un poco de perejil después para ayudar a controlar el aliento a ajo.

¿Se debe comer ajo crudo con el estómago vacío?

A veces se recomienda masticar primero el ajo en la mañana, antes del desayuno, e incluso antes de tener el agua (puedes necesitar un vaso de agua para aliviar acidez, especialmente si estás tomando más de un diente). Este régimen ha dado buenos resultados.

Sin embargo, ten en cuenta que, para algunas personas, el ajo crudo con el estómago vacío puede causar irritación en el tracto digestivo. Un estudio publicado en 2005 en la American Family Physician, señaló un informe de la literatura que sugiere que el consumo de cantidades excesivas de este alimento en estado crudo, especialmente con el estómago vacío, puede causar malestar gastrointestinal, flatulencia, y cambios en la flora intestinal.

Siempre es aconsejable comenzar con pequeñas cantidades y observar la reacción de tu cuerpo. Esto es importante también porque algunas personas tienen una alergia al ajo. Pueden desarrollar una serie de síntomas, incluyendo hinchazón, diarrea, náuseas, vómitos y diferentes reacciones en la piel.

Las personas que no lo toleran crudo todavía podrían ser capaces de consumirlo en pequeñas cantidades, pero sus síntomas pueden aparecer cuando la dosis se aumente. Sin embargo, en la mayoría de las personas, la ingestión de ajo no produce efectos secundarios.

El uso medicinal del ajo se conoce desde hace más de 3000 años. Ya Hipócrates recetaba para el tratamiento de cáncer de cuello uterino, y Albert Schweitzer lo utilizó para tratar la disentería en África. Este antibiótico antiguo cuenta con apoyo de la comunidad científica y sanadores naturales de todo el mundo.

Si te gusto el post compartelo en las redes sociales

Estas indicaciones nunca deben sustituir las indicaciones de un medico si tienes dudas consulta tu medico.

Este post fue gracias a: http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=123796

Anuncios

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *