Toma nota: Jugo de limón, aceite y cerveza para terminar con la caspa

Anuncios

¿Cuántas veces no nos hemos encontrado con el incómodo problema de la caspa?

Anuncios

Lo cierto es que daña de manera usual o de manera espontánea a millones de personas en todo el mundo.

La caspa no es más que la trasformación celular de nuestro cuero cabelludo, pero de manera demasiado rápida (cuando esta renovación se crea de manera habitual, es un proceso de un mes; la caspa acelera este proceso en dos semanas).

Si aparece, siempre te encomendamos que acudas al dermatólogo y que él te dé las pautas correctas. Una vez que lo hagas, puedes complementar sus indicaciones con productos naturales que siempre pueden ayudar.

Toma nota:

1- Jugo de limón: Las buenas propiedades del limón son conocidas en diferentes modos de aplicación. En este caso, prepara dos limones y mezcla su jugo con un poco de agua.

Una vez que tengas el líquido, aplícalo en tu cuero cabelludo como si estuvieses lavando el cabello.

Notarás sus efectos muy rápido, acabará con la caspa en poco tiempo y te dará un brillo espectacular.

Anuncios

2- Aceite: El aceite de oliva es otro de los remedios infalibles. A diferencia del zumo de limón, en este caso tendrás que frotar el aceite en tu cuero cabelludo y después dejarlo actuar toda la noche.

Con la aplicación del aceite, ganarás también volumen en tu cabello.

3- Cerveza: Este ingrediente es otro de los clásicos. Gracias a sus grandes cantidades de levadura y vitamina B, será muy beneficiosa para tu pelo.

Es buenísimo enjuagarte la cabeza con una botella de cerveza antes de ir a dormir y obviamente, cuando te estés lavando el pelo.

Recuerda siempre que para gozar de buena salud, la alimentación es fundamental.

Darle a tu cuerpo todo tipo de nutrientes es esencial para que funcione en condiciones, así que tampoco te olvides de tu cuero cabelludo.

Si te gusto el post compártelo en las redes sociales

Estas informaciones nunca deben sustituir las indicaciones de un médico, si tienes dudas consulta tu médico.

Este post fue gracias a: http://www.itg-salud.com/articulo.php?id=112056

Loading...

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *